Noticias
Thiago Horta

La influencia del dinero en el fútbol

La apertura de los períodos de traspaso de atletas a los mercados europeo y asiático suelen causar escalofríos en los aficionados de los principales clubes del fútbol sudamericano.

Publicada: Viernes 16 de marzo del 2018
La influencia del dinero en el fútbol
La influencia del dinero en el fútbol
Expertos del Fútbol
Expertos del Fútbol
@expertosdfutbol

La apertura de los períodos de traspaso de atletas a los mercados europeo y asiático suelen causar escalofríos en los aficionados de los principales clubes del fútbol sudamericano. Es muy común en nuestra región la ocurrencia de cambios enteros de elenco en medio de las disputas de las competiciones más importantes, lo que acaba generando bastante insatisfacción en las hinchadas más apasionadas.

Sin embargo, los desfalques provocados por la fuerza del mercado no se limitan a América del Sur. Esta semana Europa sintió la fuerza del dinero de Qatar al presenciar la chocante negociación de 222 millones de euros que determinó el traspaso del crack brasileño Neymar Jr. del Barcelona al París St. Germain. Interesante ver la liga de fútbol española tomar acciones en protesta contra la transferencia cuando en realidad clubes españoles actúan de la misma manera que actuó el PSG con respecto a los clubes de los otros continentes.

Obviamente las negociaciones grandiosas (como la de Neymar Jr. o las de Pogba, Ronaldo o Kaká en otros tiempos) son un tema que llama bastante la atención de todos en el mundo del fútbol y provocan algunos cuestionamientos.

 

El primero de ellos se refiere a la búsqueda por comprender cuál sería el límite de la fuerza de los inversores del mercado deportivo. Es decir, ¿hasta dónde pueden llegar? (¿o hasta cuánto pueden pagar?) Considerando que Neymar Jr. es actualmente uno de los grandes iconos del deporte mundial y que pocos inversores poseen la fuerza de petrodólares y el poder adquisitivo de los propietarios del PSG, arriesgo decir que llegamos muy cerca de conocer cuál sería ese límite. Al menos por el momento, ya que no se puede asegurar que en los próximos años esto no aumente con el surgimiento de nuevos Cristianos, Leoneis o Neymares.

Otras dos preguntas, sin embargo, también siguen sin respuesta.

 


La primera se refiere a intentar entender hasta qué punto el fútbol (o sus dirigentes) está dispuesto a venderse por dinero. Tal pregunta tiene sentido en la medida en que el factor financiero, por sí solo, suele generar desequilibrios que de ninguna manera son saludables para las disputas deportivas. Sin embargo, pocos parecen importar con eso, lo que es bastante preocupante. ¿Sería interesante permitir la evolución de las cosas para el momento en que un único club, únicamente en función de su capacidad de compra, pueda adquirir los 11 mejores atletas del mundo y formar un equipo imbatible? No me parece.

Es evidente que conceptos como el del "fair-play financiero" y el del "salary cap" tocan en esa herida, pero ¿las medidas empleadas en el momento por las autoridades deportivas son realmente eficientes para evitar el desequilibrio causado por el dinero? Otra vez, no me parece. Y el desequilibrio de fuerzas existente hoy entre los clubes europeos y los sudamericanos (y que no existía hace unas décadas) es una buena prueba de ello.

Finalmente la última pregunta y esa en mi opinión tiende a ser la más importante de todas (aunque poca atención sea dada a ella). ¿Es importante saber el origen del dinero que se está empleando en el fútbol?

Es obvio que aquí no busco cuestionar el origen del valor invertido en la contratación de Neymar Jr. o el origen del dinero que implican otras transacciones específicas. Pero, imaginemos, hipotéticamente, que una gran organización criminal decidiera comprar un club para blanquear capitales y lavar dinero y, en busca de ese fin, hiciera grandes aportes en la contratación de atletas de manera a crear un elenco victorioso. Y peor: imaginemos que ella logre su objetivo.

Confieso que me siento en duda sobre si el primer sentimiento de los aficionados de aquel club en relación a una situación de ese tipo sería la de cuestionar el origen ilícito de las inversiones o la de celebrar la hegemonía a ser construida por su club. Y eso tipo de duda es lo que muchas veces hace que los dirigentes decidan aceptar dinero en sus clubes de cualquier inversores, sin un pleno conocimiento acerca de su origen y licitud.

El hecho es que casos así ya sucedieron en el fútbol y deberíamos estar atentos a eso. Por encima de todo, sin embargo, deberíamos pelear para que el deporte se mantuviera limpio. Sólo que la realidad que vemos no me parece esa.

¿Y para usted lector? Después de todo, ¿cuál debe ser el límite del dinero en el fútbol? Además, ¿te parece importante conocer el origen del dinero invertido en su equipo? Piensa en eso.

por Thiago Horta

visitas
¿Te gustó la nota?, compartila con tus amigos!
Comentarios de la nota